Los 5 errores financieros más comunes que cometemos a los 20 años

By bankbazaar.mx | July 22, 2016

Todos sabemos lo excitante y emocionante que resulta la vida durante la década de los 20 a los 30 años. Una vez se consigue el primer empleo y se cobran las primeras mensualidades la independencia económica es un hecho irrefutable.

Sin embargo, si no se ha tenido una apropiada formación financiera, ya sea en la familia o en la escuela, es bastante común que no se sepa o no se piense en el ahorro como algo necesario.

Nada más lejos de la realidad: Hay algunos errores que en caso de no evitarse podrían condicionarte durante los siguientes años de tu vida. Pero no temas, estamos aquí para ayudarte a evitar los 5 errores financieros más comunes que se comenten durante los 20.

Planifica y sigue tu presupuesto

Si tu familia no deja de prestarte cada vez que tienes un gasto extra, es realmente difícil que llegues a entender la importancia del ahorro. Valerse por sí mismo en una gran ciudad con un sueldo, que al principio es probable que no sea demasiado alto, es toda una aventura para la que necesitarás aprender a ahorrar.

Los expertos en ahorro aconsejan seguir la fórmula denominada 50-30-20. Con ella conseguirás hacer frente a todos tus gastos y empezarás a crear un fondo para los momentos de crisis.

La fórmula funciona de la siguiente manera:

El 50% de tus ingresos se destinará a cubrir los gastos cotidianos, tales como el alquiler, los alimentos, la ropa y los servicios como la electricidad, el agua y el teléfono o internet.

El 30% lo destinarás al ahorro y la inversión, dividiéndolo si es posible en 3:

  • El 10% lo invertirás en depósitos bancarios o pagarés a largo plazo
  • Otro 10% irá destinado a tener un colchón para casos de emergencia, o sea que deberás invertirlo en depósitos a corto plazo
  • El 10% restante lo ahorrarás para tus vacaciones o gastos tales como un nuevo computador o celular. Incluso para unas merecidas vacaciones

El 20% restante será el porcentaje que destines a la deuda, ya sea para liquidar tu crédito al auto, las tarjetas de crédito o el préstamo de tu casa.

Desde luego que no existe la fórmula mágica que se adapte a todos y cada uno de los perfiles. Siéntete libre y modifícala según tus necesidades pero sobre todo no descuides ninguno de los apartados mencionados más arriba.

Mantén un fondo para las emergencias

Si crees que durante el resto de tu vida nunca vas a necesitar meter mano a tu fondo de emergencia, mejor que lo pienses dos veces. La vida está llena de sorpresas y nunca se sabe cuándo vas a necesitar ese dinero extra. Tener un fondo para las emergencias te va a dar la tranquilidad de saber que incluso si aparece algún problema inesperado, tendrás algo de liquidez para que puedas volver rápidamente y sin sufrimientos a tu rutina habitual.

Las cifras ideales para configurar este tipo de fondos no son fijas, pero se recomienda que vaya de los 3 a los 6 meses de salario. Una vez tengas esa cantidad de capital acumulado, cámbialo a un depósito fijo para obtener unas tasas de interés mayores.

Aprende a decirte no a ti mismo 

Es muy difícil resistirse a los cantos de sirena y a las tentaciones de las múltiples ofertas que cada día nos bombardean por todos los medios imaginables. Pero si no vas con cuidado el dinero que tanto trabajo te costó ahorrar va a desaparecer delante de tus ojos. La clave para evitar este tipo de situaciones es gastar tan solo en lo que necesitas y no en lo que quieres. Si esta filosofía te parece demasiado exagerada y difícil de seguir, se recomienda apartar una pequeña cantidad cada mes para gastarla en esos pequeños caprichos que hacen el día a día más llevadero. Pero recuerda, ¡hemos dicho pequeña!

Liquida tus tarjetas de crédito a tiempo

Obtener una tarjeta de crédito puede resultarte lógico y hasta divertido. Es la confirmación de que has entrado de lleno en la edad adulta pero recuerda de usarlas con responsabilidad. Si no liquidas los saldos a tiempo y de manera completa, acumularás intereses y tu deuda crecerá sin que te des cuenta. Recuerda que las tarjetas de crédito pueden ser una gran herramienta si se utilizan con la máxima precaución.

No sólo ahorres, empieza a invertir y planifica tu jubilación

Planificar tu jubilación cuando tienes 20  años puede parecer una locura, pero hoy en día las circunstancias son tan cambiantes que es difícil saber cómo será el mundo en 50 años. Por esa misma razón, si has conseguido un trabajo fijo o tienes un sueldo decente, inicia cuanto antes este tipo de operaciones para que conseguir los mayores réditos posibles.

Una vez tengas todo esto controlado, será el momento de distribuir tus ahorros e inversiones en una mezcla de productos de bajo y alto riesgo, para que tu dinero no se encoja con la inflación y no pare de crecer.

¡Estás listo! ¡Empieza cuanto antes!

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *