Manual del usuario del préstamo hipotecario: Resuelve todas tus dudas II

By bankbazaar.mx | August 1, 2016

Características de los créditos hipotecarios

Al contratar un préstamo hipotecario, es importante tener en cuenta tanto el capital como los intereses.

Las primeras cuotas que se abonen, irán directamente a pagar los intereses generados por el capital prestado. Vamos a verlo por partes.

El Monto. Es la cantidad de dinero prestado por el banco o la institución financiera para la compra de la vivienda. El prestador no está obligado a prestar el total del préstamo solicitado. Esto dependerá del sueldo, ingresos y capacidad de pago del prestatario.

La cantidad del préstamo determinará las cuotas que se van a pagar:

A mayor monto = Cuotas más grandes

A menor monto = Cuotas más pequeños

Los intereses. Los créditos hipotecarios vienen con dos tipos de tasas de interés, la tasa fija y la tasa variable. Si se opta por una tasa fija de interés, se tendrá que pagar una cantidad fija por toda la vida del préstamo.

Las tasas de interés variable van cambiando y suben y bajan según las condiciones del mercado.

¿Tasa fija o Tasa variable? La eterna disyuntiva

¿Qué es el financiamiento a tasa fija?

El financiamiento de tasa fija es aquél en que la tasa de interés del préstamo no cambia durante la duración del mismo. Con un tipo de interés fijo, sabrás de antemano cuánto vas a pagar mensualmente y el total que pagarás durante toda la duración del préstamo. Es recomendable para aquellos usuarios que contraten un préstamo con un plazo más largo y no quieran correr riesgos innecesarios.

¿Qué es el financiamiento a tasa variable?

El financiamiento con tasa variable es aquel en que la tasa de interés de su préstamo puede cambiar, en base a la tasa preferencial. Con un préstamo de tasa variable, la tasa de interés del préstamo cambia a medida que la tasa de índice cambia, es decir que podrá subir o bajar. Con la tasa del índice también subirá el pago mensual. Cuanto más largo el plazo del préstamo, más arriesgado será un préstamo de tasa variable porque hay más riesgo de que aumenten las tasas.

Las tasas variables son recomendables para las personas puedan pagar sus préstamos en menos tiempo, mientras que las tasas fijas son ideales para los que necesitan más tiempo para pagar y quieren conocer exactamente la cuota.

Hay bancos que permiten cambiar de un tipo de interés fijo a otro variable y viceversa. Pero hay que tener en cuenta que cobrarán una por este servicio.

Los plazos. El plazo o la tenencia es el número total de años en el que se liquidará el préstamo. La tenencia mínima suele ser de 10 años y la máxima entorno a los 30. Para decidir entre un plazo u otro, se ha de tener en cuenta el salario y otros gastos similares. La tenencia juega un papel fundamental en la determinación de la cuota.

A mayor plazo = Cuotas más pequeñas

A menor plazo = Cuotas más grandes

Los bancos tendrán en cuenta nuestra edad y el total de años en el mismo puesto de trabajo antes de determinar los plazos. Si te quedan pocos años para jubilarte será más difícil conseguir un plazo largo.

Los seguros. Es bastante habitual que los bancos o las instituciones financieras que otorgan créditos nos pidan un seguro antes de concedernos el préstamo. Algunos nos pedirán que aseguremos la vivienda que vamos a adquirir, pero también puede ser que nos pidan que aseguremos el crédito en si mismo. Esto es para que en caso de que hubiera algún problema pudieran recuperar su inversión sin ningún tipo de problema.

La documentación. Como toda operación importante en la que intervienen mas de una persona y hay un acuerdo fijado, la documentación es imprescindible. Un préstamo no deja de ser un contrato que debe ser validado por ambas partes. Para ello es muy importante poder comprobar todos los datos facilitados. Asegúrate de tener la cantidad del préstamo, la tasa de interés y todos los demás detalles impresos en papel con membrete del banco y debidamente firmados y sellados.

Beneficios fiscales. No todo había de ser pagar. Es importante saber que cuando contratamos un préstamo hipotecario podremos gozar de toda una serie de beneficios fiscales. Estos variarán en función de si se trata de la primera vivienda o de si ya se está en posesión de alguna otra. Infórmate de todas las ventajas que aplican a tu caso y no las dejes escapar.

 

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *