¿Por qué tan poca gente tiene seguros médicos en México?

By bankbazaar.mx | July 21, 2016

Según las últimas encuestas, en México hay muy poca gente que tenga contratado un seguro médico privado. Las cifras arrojan que solamente entorno al 8% de la población contaría con este tipo de servicio. Eso significa que las compañías de seguros tienen que hacer frente a una serie de particularidades que no existen en otros países.

Se calcula que hay unas 100 compañías de seguros operando en México, y de ellas entorno a una treintena ofrecen pólizas médicas que cubran gastos mayores como cirugías y tratamientos para combatir enfermedades complejas. Debido a su dificultad operacional, tan solo cuatro compañías concentran el 70% de todas las primas contratadas.

Este tipo de primas tienen un coste elevado, por lo que tan sólo familias acomodadas o de clase media-alta pueden destinar los recursos económicos necesarios para poder contratar estos servicios. Se calcula que hay un total de 9 millones de personas aseguradas en todo el país. En el caso de las empresas, son muy pocas las que conceden a sus empleados una prestación parecida, ya que habrían de destinar una parte importante del presupuesto estimado para los Beneficios de los Empleados, cuando ya se hacen cargo de las cuotas que ha de pagarse al IMSS. Sin embargo, las encuestas sacan a relucir que los empleados valoran de manera muy positiva que se les concedan prestaciones similares.

Pero la realidad es que tenemos una baja cultura de aseguramiento médico y el alto precio de este tipo de productos no ayuda en absoluto a su expansión hacia el resto de segmentos de la población.

¿Cuál es el motivo que encarece tanto las pólizas de seguros médicos en México? Pues en primer lugar se debe a la falta de coordinación entre la sanidad pública y la sanidad privada. En algunos países, la una es complementaria de la otra, pero en México se debe realizar un desembolso doble para optar por este tipo de servicio.

Nadie va a eximirte de abonar las cuotas de la Seguridad Social y por otro lado habrás de pagar también la prima de la mutua que hayas escogido para tener acceso a la cobertura sanitaria.

Además, algunos de los servicios o pruebas necesarias no están cubiertas por la cuota mínima, teniendo que pagar grandes cantidades para tener acceso a ellos. Hay que sumarle a todo esto que muchas veces los médicos reciben incentivos por cierto tipo de diagnósticos o tratamientos que quizás no son completamente imprescindibles.

¿Cómo se puede mejorar esta situación?

La mejor manera de poder conjugar los dos sectores sanitarios que tenemos en nuestro país, sería que se pusieran a trabajar juntos de manera complementaria, interactuando entre ellos y derivando servicios de la sanidad pública al sector privado mediante el método del copago.

¿Qué es el copago?

Aunque México se encamina hacia la plena cobertura sanitaria, que implica el acceso a un plan básico de salud para todos los ciudadanos del país, se requerirá una gran parte de recursos económicos para ello, dejando otro tipo de servicios más complejos fuera de cobertura.  Aquí es donde entraría en juego la sanidad privada, complementando y aumentando esta cobertura básica mediante el pago de un precio extra. Esta sería una gran solución para satisfacer las necesidades actuales de la población.

Establecer unas guías y protocolos de actuación, así como un control por parte de las autoridades sanitarias, ayudaría a mejorar la percepción que los ciudadanos tienen del sistema privado.

Delimitar y fijar los precios de los servicios y las cantidades a abonar en caso de copago o pago por consulta y mejorar la información relativa a todo ello para que los usuarios no tengan ningún tipo de sorpresa a última hora.

El objetivo de reclamar tanta transparencia no es otro que el de cambiar el rol pasivo de los pacientes para que asuman el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en lo que concierne a su salud, seleccionando y promoviendo la competencia y eficiencia de los proveedores de los servicios de salud.

Con esta participación se mejorará la demanda de servicios médicos, que se convertirá en una elección racional e informada, y completamente de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

Ya por último, es importante que los ciudadanos tomen conciencia de su propia responsabilidad y se impliquen en mantener un buen estado de salud. Hacer ejercicio físico de manera regular y mantener una dieta saludable es el primer paso para ahorrar las costosas facturas de la sanidad, tanto a nivel público como privado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *